"Soy tu dueño y lo tienes que aceptar”: Saxofonista detalla maltratos de su ex novio prófugo.

 

 

 

Autor: Martin Pineda

6 de marzo de 2020

“'Cuidado y me dejas, no sabes quién soy, tengo mucho poder económico y político en Oaxaca, si me haces una chingadera lo vas a pagar con Dios', pero ahora me doy cuenta que él se creía Dios”, dijo la víctima.

Después de seis meses de la agresión de la que fue víctima con ácido, la saxofonista oaxaqueña, María Elena Ríos, reapareció, con una máscara que protege sus heridas y con las manos deformes.

La saxofonista María Elena Ríos, quien fue atacada con ácido el pasado 9 de septiembre por órdenes de su ex pareja sentimental identificado como el empresario petrolero Juan Antonio Vera Carrizal.

Elena Ríos detalló en entrevista para Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula como su ex novio la maltrataba psicológicamente antes y después del ataque.

Al ser cuestionada sobre su recuperación, la joven señaló que ha sido un proceso difícil, y que pese a que el terapeuta va cada mañana, se mantiene haciendo los ejercicios todo el tiempo, sin embargo, sobre su aspecto físico mencionó que sólo se ha atrevido a verse al espejo un vez.

“Nuestra cara es lo que nos da seguridad, yo me he visto una sola vez en el espejo y con eso tuve para no volverme a ver, todo el tiempo evito los reflejos”.

La joven de 26 años aseguró que la relación que sostuvo con el ex diputado priísta en un inicio era “linda”, sin embargo, poco a poco se fue mutando hasta que comenzó a amenazarla con su integridad física y psicológica si es que ésta le dejaba.

“‘Cuidado y me dejas, no sabes quién soy, tengo mucho poder económico y político en Oaxaca, si me haces una chingadera lo vas a pagar con Dios", pero ahora me doy cuenta que él se creía Dios”, dijo la joven.

Agregó que su ex pareja se llamaba así mismo su “dueño” y constantemente le decía que le “haría un hijo”.

Luego de dos meses de haber finalizado con la relación con el ex político, este asistió a un Congreso de directores de bandas sinfónicos en la capital del estado y luego de observarse las cámaras de seguridad, se percataron de que sus agresores ya la seguían.

Una semana después del evento, uno de los sujetos fue a buscarla a su agencia de viajes, supuestamente en búsqueda para que lo ayudara a tramitar un pasaporte, y al darse la espalda fue agredida con dos litros de ácido y enseguida se dio a la fuga.

La saxofonista oaxacaqueña aseguró que perdió la piel de la cara y brazos.

Luego del ataque, la joven le llamó desde la ambulancia al empresario el cual respondió entre risas: “Me acaban de echar ácido, fuiste tú, y lo primero que hizo fue reírse y me dijo que iba a llegar a donde estaba”.

Pese a que María Elena lo denunció, su ex novio comenzó a amenazarla de muerte, incluso, a su familia.

María Elena dice sentir dolor e impotencia ya que, mientras su agresor está libre, ella tiene que vivir escondida y amenazada al igual que su familia:

“Es un impacto muy fuerte decir "te voy a matar", teniendo una lesión latente en la piel y todavía que te digan, te condicionen con lo que más amas hacer, que es la música: "Si tocas, te mato".

En cuanto a la actuación de las autoridades, la saxofonista oaxaqueña lamentó:

“Más que dolida también me siento burlada y me siento muy impotente porque pareciera que por el hecho de ser mujer valgo menos y pareciera que no tienen las ganas de hacer justicia, pero por eso estoy aquí porque afortunadamente estoy viva después del hecho. Como ya todos saben, me hicieron una tentativa de feminicidio".

A pesar de la pesadilla que ha vivido, y en un alarde de nobleza, María Elena también comentó:

“Lamentablemente me tocó pues vivir esta situación que ni a mi agresor se la deseo porque es horrible, en serio es horrible. Quiero aclarar que porque yo no le desee este tipo de agresión a mi agresor, quiere decir que lo perdono; él merece ser juzgado y con un castigo ejemplar para que estas acciones ya no se sigan dando; es muy grave mi asunto".

Agregó que su ex novio ofrece entrevistas a medios amarillistas, los cuales la han revictimizado. “El criminal no deja de revictimizarme de manera anónima, dando entrevistas en redes sociales de medios amarillistas, subiendo fotos íntimas”, señaló.

Luego de seis meses el sujeto sigue prófugo de la justicia, por lo que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) impuso una recompensa de un millón de pesos a quien proporcione información para la captura del ex diputado.