Volcanes de lodo

Volcanes de lodo

 

 

 

 

 

Sergio Calva

20 marzo 2019

Un volcán de lodo es una formación creada por los gases y líquidos geo-excretados, y el proceso de su formación puede variar ligeramente. Este tipo de volcán por lo general se encuentra en las zonas de subducción en todo el mundo, y muchos han sido reconocidos. La mayor parte de los gases que se liberan de un volcán de lodo son metano, a pesar de que también liberan cantidades mucho más pequeñas de nitrógeno y dióxido de carbono. Generalmente las eyecciones de estos volcanes serán sólidos finos, suspendidos en líquidos que pueden incluir agua ácida.

Estos volcanes han sido identificados en todo el mundo, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Taiwán, Italia, Irán, India, Pakistán, Rumania, Birmania, China, Indonesia, Japón, Colombia y Venezuela, sólo para nombrar unos pocos países. La mayoría, sin embargo, aparecen en Azerbaiyán Oriental. Los científicos creen que puede haber incluso algunos en Marte.

Estructura. Como se mencionó anteriormente, es más probable encontrar un volcán de lodo cerca de una zona de subducción, pero también son comunes cerca de los depósitos de petróleo. También es posible encontrarlos cerca de otros tipos de volcanes. Este tipo de volcán tiene una forma similar a otros tipos de volcanes y contiene varios conos.

Un volcán de lodo también puede contener conos de ceniza, que se forman cuando el barro se calienta durante los incendios. En general, estos volcanes no crecen tan grandes como otros tipos de volcanes, y el más grande tiene una altura de unos 700 metros, y un diámetro de unos 10 kilómetros.

Emisiones. Como se mencionó anteriormente, cuando un volcán de lodo entra en erupción, el principal gas que emite es generalmente metano, pero en los casos en que están situados cerca de otros volcanes por lo general desprenden gases incombustibles, tales como el helio. Aunque la mayor parte del material se emite durante las erupciones, algunos se filtran, incluso cuando el volcán está inactivo.

Formación. Existen varios modelos diferentes para la formación de un volcán de lodo, pero la más fácil de entender es la siguiente. El proceso comienza cuando se produce una descompactación (lo contrario de compactación) que crea los gases a altas velocidades. Los gases hacen que el barro adquiera una forma boyante, el lodo sale de la estructura a través de rejillas de ventilación o fracturas, y toma algo del gas para aliviar la presión.

Azerbaijan. Azerbaiyán cuenta con la mayor concentración de volcanes de lodo, con al menos 400, 200 de las cuales se encuentran en un rango de unos cuantos miles de kilómetros cuadrados. Algunos de los volcanes en esta zona han creado islas, tanto permanentes como temporales, además de los bancos submarinos. Algunos de los más grandes volcanes de este tipo en Azerbaiyán son Turaghai y Boyuk Khanizadagh. En 2001, un volcán de lodo a 15 kilómetros de Bakú, la capital, entró en erupción, lanzando llamas que alcanzaron 49 metros de altura.

Indonesia. Uno de los más famosos volcanes de lodo, Lusi, se encuentra en Indonesia. Cuando este volcán de lodo mostró por primera vez actividad, en Mayo de 2006, mató a 14 personas y hubo 25.000 desplazados. Cinco años después del comienzo de la erupción, todavía estaba acitivo, y los científicos predicen que continuará durante 25 años más. El volcán continuamente ha arrojado fango y gases, y a partir de 2001, ya había emitido millones de metros cúbicos de líquidos fangosos, alcanzando una emisión de hasta 180.000 metros cúbicos de lodo por día.

Los científicos no están seguros de que causó que el volcán comenzara la erupción. Algunos creen que el terremoto anterior de 6.3 (que se produjo 2 días antes a 280 kilómetros de distancia del sitio) fue la causa, mientras que otros creen que fue una explosión subterránea la que lo desencadenó.