Mexicanos hacen importante aportación para el desarrollo de lentes ópticos.

Mexicanos hacen importante aportación para el desarrollo de lentes ópticos.

 

 

 

 

Autor: Alejandro Cavenaghi

04 jul 2019

Los ingenieros Rafael González y Alejandro Chaparro resolvieron el algoritmo de la aberración esférica en lentes ópticos, que ni el propio Newton pudo resolver.

El mexicano Rafael González demostró que nada es imposible en el campo de la física pues logró lo que nadie había podido, ni siquiera el propio Isaac Newton: resolver el algoritmo de la aberración esférica en lentes ópticos.

Fue el Tecnológico de Monterrey quien informó a través de su página de internet sobre el logro del joven mexicano, pues el problema de física óptica llevaba siglos sin resolverse y permitirá la reducción de costos en la elaboración de productos como telescopios y cámaras.

González, egresado de Ingeniería Física Industrial y quien cursa un doctorado en nanotecnología, se unió al trabajo de Alejandro Chaparro, egresado de la UNAM, quien llevaba tres años buscando resolver la ecuación.

"Sabía que era un problema mítico. Ahí conocí a Alejandro; me insistía y me invitaba a que resolviéramos el problema. Yo le decía que era un pantano y no iba a poder", contó el joven a la institución.

Hace mas de 2 mil años, el primero en fundamentar el problema fue el matemático griego Diocles, siglos después científicos, como Newton o Leibniz, habían intentado resolver el reto: hacer que la visión de objetos a través de lentes esféricos no perdiera nitidez.

Fue Newton quien inventó un telescopio que solucionaba la llamada aberración cromática, es decir lo que impide enfocar los colores en un solo punto, pero no la aberración esférica del mismo, aunque no hacía lo mismo con la aberración esférica. Científicos continuaron abordando el reto que posteriormente se llamó problema Wasserman-Wolf.

Una solución al problema era el empleo de lentes esféricas, es decir que sólo eran esféricos en parte de su superficie.

El problema es que la calibración dependía de un cálculo no del todo preciso, lo cual lograron resolver los jóvenes en un estudio titulado "General formula for a bi-aspheric singlet lends design free of spherical aberration" ("Fórmula general para diseñar una lente singlete biasférica", en español", en Applied Optics.

Julio César Gutiérrez, asesor de Rafael González, dijo que la solución permitiría mejorar el desarrollo de lentes.