Mejora la apariencia de tus piernas practicando sentadilla con barra.

Mejora la apariencia de tus piernas practicando sentadilla con barra.

 

 

 

 

Autor: Karla Bernal

12 de agosto de 2019

La sentadilla con barra tras nuca, aplicada de forma correcta y con un peso adecuado, hará que aumentes de forma considerable la fuerza y el volumen de los músculos de las piernas.

Este ejercicio también hará que incrementes la secreción de hormonas de crecimiento gracias al papel activo que tiene el sistema nervioso.

Es importante aprender a repetir la posición baja del movimiento.

De pie, apoya la barra en los hombros, los pies deben mantenerse separados a la distancia del ancho de los hombros.

Flexionar lentamente las rodillas hasta que parezca que se va a sentar en una silla .

Intenta que las rodillas no sobresalgan más que las puntas de los pies.

Estando abajo con los muslos en paralelo al suelo , las rodillas deben mirar hacia afuera.

Estire las piernas para regresar a la posición inicial.

Entre los errores que debemos tener en cuenta para realizar un ejercicio limpio y seguro se encuentra:

Inclinar el torso hacia adelante al descender el cuerpo, provocando una mala postura y un movimiento poco efectivo para trabajar la zona que queremos.

Los talones están despegados del suelo, lo cual implica que las rodillas sobrepasen la punta del pie durante la flexión y que el peso corporal recaiga sobre los dedos.

Las rodillas se juntan al flexionarse, esto no debe ocurrir, siempre debe haber entre las rodillas una separación parecida al ancho de los hombros, para que podamos flexionar sin sobrecargar la articulación de la rodilla.

Realizar de forma adecuada la sentadilla con barra la convierte en uno de los ejercicios más seguros para las piernas, siendo más probable y fácil que te lesiones los músculos en las máquinas.

Es de entender que el error más pequeño en la ejecución del ejercicio provoca un aumento de posibilidades de lesión, por eso, realizar todos los ejercicios de forma adecuada y con peso controlado.

Este ejercicio te garantizará seguridad siempre y cuando pongas las rodillas distanciadas y comencemos realizando el ejercicio desde la pelvis.

No flexionar lo suficiente o flexionar más de la cuenta también puede ser peligroso, siendo el punto de mayor flexión aquel en que los muslos están en paralelo con el suelo.