Los jóvenes tienden a imitar a los héroes de las narcoseries.

Los jóvenes tienden a imitar a los héroes de las narcoseries.

 

 

 

 

Autor: Fernando Reverte

11 de agosto de 2019

A lo largo dos décadas, se han producido 24 series, 14 películas y algunas obras de teatro referentes al narco. Las más sobresalientes han sido El Señor de los Cielos, La Reina del Sur, Narcos, Pablo Escobar, Rosario Tijeras, entre otras. Todas con más de una temporada para el disfrute de 74 millones de televidentes y 54 millones de suscriptores en México.

Conociendo estos números la exposición de cualquier contenido en la televisión de dimensiones masivas, pero el mayor impacto es en la juventud, que por mimetismo, confunde la ficción con la realidad con graves consecuencias.

El actor Ariel López Padilla argumenta que es muy triste que en ciertas comunidades de México los jóvenes tengan como aspiración formar parte de un cartel delictivo y las mujeres pretendan ser las prostitutas de esos narcos.

"Estas series se han convertido en un problema cultural, al no haber contrapesos en televisión lo suficientemente fuertes con buen contenido educativo y cultural para contrarrestar los efectos negativos de las narcoseries". Comentó Ariel López.

Principalnente los valores que forman parte del trama en las narcoseries son corrupción, impunidad, actividades ilegales, enriquecimiento ilícito y la violencia.

Debido a que las narcoseries son un híbrido entre las series policíacas y las telenovelas tradicionales, los criminales adquieren un rol protagonico al grado de ser vistos como héroes. Casi, casi dignos de ser admirados.

Para conocer los efectos de las narcoseries en la sociedad, nos dimos a la tarea de entrevistar al psicólogo César Ruiz, especialista en depresión adolescente y define este fenómeno de la siguiente manera:

"Las narcoseries crean moda, hábitos en los jóvenes que tienden a imitar a los 'héroes' que ven en las series, al grado que confunden la ficción con la realidad empoderándose con armas, con frases que escuchan en las historias, las toman propias y las usan para envalentonarse y sobresalir de los demás. Terminan delinquiendo. En las noticias cotidianas oímos sobre la violencia que vivimos en el país, los actores de los delitos son adolescentes y muchachos que no rebasan los treinta años. Este dato es muy importante”.

Agrega César Ruiz: “Yo he tenido casos de jóvenes en depresión por falta de identidad, provocado por varias razones: disfunción matrimonial, hijos de madres solteras, pobreza extrema, golpeados por los padres, por lo tanto están abiertos a cualquier influencia externa.”

Añade el psicólogo: “En esas condiciones de vida son un terreno fértil para sentirse con poder a costa de lo que sea. Se vuelven presa de la influencia de las series con historias de narcos, donde la competencia y la traición la castigan por sus manos, sin código de moral, ni reglas jurídicas, más que las propias. Y la juventud es susceptible de adoptar esa conducta”.