Arte Urbano

Arte Urbano

 

 

 

 

 

TRAS UN SUEÑO

EMBAJADA DE LIBANO EN MEXICO, JARDIN REPUBLICA DE LIBANO. POR: JOSEPH NAFFAH (1972-1978) Dic. 2016

Emigrantes, con pocas pertenencias a la espalda… Con dignidad y entereza, con sueños y deseos… esos, que los motivaron a abrirse paso en los mares de obstáculos, que en su caminar pidieron encontrar dudas, miedos, inseguridades, incomodidades, nada los detuvo…

Tras un sueño, su sueño llegar a la tierra que los acogería y a la que ellos mismos con su entrega, su trabajo, y su amor harían propia.

A México llegaron en una nave, esa, cualquiera, acostumbrados a cruzar mares, a romper olas, a llegar…

Entregando lo mejor de sí mismo y a su más grande y hermoso tesoro, sus hijos mexicanos.

Con ellos, el símbolo de su Líbano, de su tierra, de su historia, su cedro milenario.

A su sombra nacieron y a su sombra quieren morir….

Tienen cara, tienen nombre, tienen historia e hicieron una vida y dieron vida a muchas historias.

          Escultor: Alejandro Velasco Ruiz. 1977

En el año de 70 AC, los romanos destruyeron el templo de Jerusalén, incendiando la ciudad. Los judíos siguieron luchando siempre por su libertad. Un episodio heroico de esta resistencia, tuvo lugar en la colina de MASADA donde un grupo de 960 rebeldes judíos: hombres, mujeres y niños, se hizo fuerte durante 3 años sitiados por los romanos, quienes construyeron una rampa de asalto.

 

        Escultor: Alejandro Velasco Ruiz. 1977

Cuando al fin pareció inminente, el comandante judío. ELEAZAR BEN YAIR hablo a los defensores, incitando a cada hombre a dar la muerte a su familia y a darse muerte después ellos mismos, prefiriendo morir a ser sometidos por los romanos. Esta escultura, en la que la antorcha simboliza la libertad, es un homenaje a la memoria de los héroes.

    Artista renacentista Miguel Ángel Buonarroti

En 1496 se trasladó a Roma, donde realizó dos esculturas que lo proyectaron a la fama: el Baco (era el dios del vino, lo presenta con el sexo mutilado) y La Piedad de San Pedro. Después de cinco años regresó a Florencia, donde recibió diversos encargos, entre ellos El David, el joven desnudo de cuatro metros de altura que representa la belleza perfecta y sintetiza los valores del humanismo renacentista.

Síguenos en