Comunicación, disciplina y orden táctico le ha dado buen resultado a Bruno Marioni.

Comunicación, disciplina y orden táctico le ha dado buen resultado a Bruno Marioni.

 

 

 

 

 

 Autor: Fernando Reverte

18 febrero 2019

"La competitividad se puede llevar a cabo en un ambiente de respeto que inspiren al jugador a ser mejor", comenta Marioni.

Los Pumas derrotaron al América 1-0 en la cancha del Estadio Olímpico Universitario, y con ello pusieron fin a la hegemonía que tenía Miguel Herrera como técnico azulcrema que sumaba 13 encuentros sin caer ante los universitarios.

El liderazgo del argentino Bruno Marioni se basa en tratar a todos sus jugadores por igual e impulsar la competitividad dentro del plantel. Además, está respaldado por el prestigio que consiguió como jugador.

 

Algo que le caracteriza es la personalidad flexible, agradable y que muestra preocupación por el bienestar de sus jugadores para que tengan un buen rendimiento. 

Marioni gusta del intercambio de opiniones, en estos momentos cuentan con buen clima organizacional, en lo que se ha alejado de la crítica. 

Tiene particular interés por mantener la motivación a tope en listones jugadores porque el estado de ánimo es fundamental para el buen rendimiento.

En el primer tiempo del clásico capitalino en contra del América, hubo pocas oportunidades de gol, prevaleció más la lucha física y el ímpetu por ganar el balón, ante la poca efectividad en las áreas rivales.

Las Águilas tuvieron la mejor oportunidad al minuto 37 con un cambio de juego a Renato Ibarra, quien centró de primera y Roger Martínez remató de cabeza, pero en el fondo Alfredo Saldívar resolvió de buena manera.

La escuadra de Bruno Marioni batalló a lo largo de los primeros 45 minutos en la búsqueda de tener un tiro franco a puerta, pero la zaga americanista se plantó bien y controló la parte baja.

Para la segunda mitad los locales se fueron al ataque y dos minutos después encontraron el solitario gol a través de un cabezazo de Carlos González, quien aprovechó el descuido en la marcación de Nicolás Castillo en un tiro de esquina. 

La escuadra de Miguel Herrera comenzó con los movimientos al minuto 65 con la entrada de Nicolás Benedetti y solo un minuto después el sudamericano tuvo su regalo del 14 de febrero al quedar mano a mano contra Alfredo Saldívar, pero desperdició lo que pudo haber sido la igualada.

Marchesín salvó en múltiples ocasiones a los visitantes, ya que detuvo remates de González, del canterano Pablo Jáquez, Mora y Víctor Malcorra.

Por su parte Nicolás Castillo tuvo una participación muy discreta, parecía que estaba de vacaciones en Ciudad Universitaria. Se le vio con falta de ritmo, además se dio el lujo de desperdiciar tres oportunidades claras de gol, donde le faltó concentración.

Constantes llegadas de las Águilas se esfumaron a través de remates al arco que pasaron muy desviados y algunos esfuerzos individuales sin trascendencia.

Los universitarios volvieron a disfrutar de una victoria sobre su odiado rival, mientras que los azulcremas no viven su mejor momento en el inicio del Clausura 2019, al acumular únicamente 9 puntos producto de 3 victorias y 3 derrotas.

En términos generales América está lejos de ser el equipo protagonista de la temporada anterior. El mal inicio en parte se debe a la venta de jugadores y algunos lesionados.

Nicolás Castillo en su visita a Ciudad Universitaria fue recibido por rechiflas y abucheos cuando el sonido local anunció su nombre, pero aún, la afición azulcrema no se explica porque apareció en el once inicial.

Dado el bajo rendimiento y la falta de gol seguramente, Nicolás Castillo podría encontrar mejor resultado en el equipo azulcrema, al utilizarlo como medio creativo al centro del campo, donde podría alternar con Mateus Uribe en la línea media.